Índice de entradas

Índice de entradas:
1. Introducción.
2. Comprar menos cosas es mejor. Menos cosas, pero de buena o aceptable calidad.
3. Comprar cosas producidas más cerca: menos transporte y/o menos cámara frigorífica es mejor.
4. Comprar productos de temporada cercanos: sin cámara frigorífica o menos cámara es mejor.
5. Menos coche: coche menos pesado, menos caballos, menos velocidad, menos kilómetros, menos acelerones. Mejor: alquilar por minutos pequeños coches eléctricos en algunas ciudades.
6. Comer menos carne es mejor (si actualmente comes mucha o muchísima carne).
7. Comer un poco menos, comer un poco mejor, andar un poco más: la dieta con sentido común.
8. Menos barbacoas, menos quemas, menos negligencias, menos fuegos. Causar un incendio, aunque sea involuntario, puede costarte mucho, incluso ir a prisión.
9. Menos climatización. La paradoja de demandar 26ºC en invierno y 20ºC en verano.
10. Menos productos químicos: de limpieza, de higiene, fitosanitarios.
11. Mucho mejor : comprar productos de limpieza ecológicos a granel, reciclando los envases, en Aranda de Duero, Gijón, Madrid, Miranda de Ebro (Arenal 110), Mollet del Vallés, Pinto, Pontevedra, San Vicente de Raspeig, Vitoria-Gasteiz...
12.Consumir mucha menos energía (y dinero) cambiando nuestros viejos cacharros. Algo sencillo: cambia tus bombillas a LED. Algo más gordo: hemos sustituido, casi gratis, nuestra antigua caldera comunitaria por una de condensación de gas natural.
13. Menos deforestación. Siembra y planta árboles con mi otro blog: http://plantararboles.blogspot.com

miércoles, 13 de septiembre de 2017

Consumir productos de temporada cercanos: sin cámara frigorífica o menos cámara es mejor.

Queremos, porque las tenemos a nuestra disposición, comer cualquier fruta y hortaliza durante todos los días del año. Pero si las consumimos fuera de su temporada natural de recolección, habrán necesitado para su conservación cámaras para mantenerlas refrigeradas y a presión y aireación controladas, con el consiguiente consumo de energía eléctrica durante muchas semanas o meses. Incluso, puede que también hayan necesitado ser sometidas a procesos de conservación y ralentización de la maduración mediante aditivos conservantes.

Debemos consumir frutas y hortalizas frescas, sin pasar por cámara o, si lo hacen, que sean cuantos menos días, mejor. Asimismo, deberíamos comer frutas y hortalizas frescas procedentes de huertas cercanas, muchas veces cultivadas con procedimientos más ecológicos. Y comercializadas por cooperativas de consumo comarcales.

Indico a continuación en qué estaciones se recolectan las frutas y hortalizas más comunes. A partir de esas fechas, cuanto más lejano sea el momento del consumo, más gasto de energía habrán requerido para su refrigeración y conservación. Menos cámara frigorífica es mejor.

Los plátanos se recolectan en cualquier época del año.
Los tomates se recolectan durante todo el año dentro o fuera de invernadero. Fuera del invernadero, sólo a final de primavera, en verano e inicio de otoño.
Los pimientos se recolectan en verano y primera mitad del otoño.
El fresón, los dos últimos meses de invierno y en primavera.
Las cerezas, en la segunda mitad de primavera y primera mitad de verano.
Los albaricoques, en la segunda mitad de primavera y en verano.
Ciruelas, final de primavera y en verano.
Sandía, a final de primavera y en verano.
Melón, segunda mitad de primavera, verano e inicio de otoño.
Aguacate, final de primavera, en verano, e inicio de otoño
Melocotón, nectarina y paraguaya, en verano.

Manzanas, capaces de resistir frescas sin refrigeración durante bastantes días:
Manzana Royal Gala, desde mediados de verano y todo el otoño.
Manzana Golden a final del verano e inicio de otoño.
Manzana Starking y Manzana Fuji al inicio de otoño.
Manzana Granny Smith en otoño.
Manzana Reineta y manzana Verde Doncella, en otoño e invierno.

Peras (la pera no espera):
Pera Limonera y Ercolini, en verano.
Pera de Agua o Blanquilla, segunda mitad del verano.
Pera Conferencia, en otoño.

Uva, desde mediados de verano y casi todo el otoño.
Chirimoya, en otoño.
Kiwi, otoño e invierno.
Limón, segunda mitad de otoño, invierno y primavera.
Mandarina, segunda mitad de otoño e invierno.
Naranja, segunda mitad de otoño, invierno e inicio de primavera.


FRUTAS CLIMATÉRICAS:

Son las frutas que siguen madurando una vez recolectadas, gracias a que segregan etileno natural. Por eso se recolectan en su etapa final todavía verdes, evitando así su deterioro en el proceso de recolección y distribución.
Frutas climatéricas son:
aguacate, arándano,
caqui, chirimoya, ciruela,
guayabo,
higo,
kiwi,
mango, manzana, melocotón y albaricoque, melón y sandía,
papaya, plátano y banana, pera.
Y el tomate.

El proceso de maduración se acelera si metemos las frutas climatéricas dentro de una bolsa de papel, las envolvemos en papel, tela o paño, o las ponemos dentro de una cazuela con la tapadera puesta. Así, el etileno no se escapa, concentrándose alrededor de la fruta. Puede juntarse diferentes tipos de frutas.

Frutas no climatéricas, que no maduran una vez recolectadas, aunque sí se ablandan, son: cerezas, cítricos (naranjas, mandarinas, limones, limas, pomelos), frambuesas, fresas, granadas, moras, nísperos, piñas, uvas. Y los pimientos, berenjenas, calabacín y pepinos.

© Enero 2016 José Luis Sáez

No hay comentarios:

Publicar un comentario